El museo de Bagdad revela secretos

Miércoles, 6 Agosto   

Tras el fin de la guerra en Irak, mientras los arqueólogos del mundo entero lamentaban la pérdida de piezas valiosísimas del museo de Bagdad, un pequeño grupo de empleados guardaba un secreto que sólo desveló meses después: en habitaciones bien escondidas, miles de antigüedades se habían puesto salvo de la voracidad de los ladrones.

Los cuartos secretos

La devoción de estos empleados evitó que el museo fuera desvalijado entero. Este miércoles, las vitrinas del Gran museo arqueológico de Bagdad siguen vacías y las piezas escondidas permanecen “en un lugar seguro”, sólo conocido por un grupo reducido de personas.

“Protegimos miles de piezas, cerca de 8 mil en cuartos escondidos, invisibles para los ladrones. Yo mismo lo hice: soy el director de este museo y debía comportarme así. Juramos sobre el Corán que no diríamos nada y pasaron dos meses antes de hablar de la cuestión con los estadounidenses”, explicó a la AFP Yaaber Jelil Ibrahim, director general del patrimonio de antigüedades en Irak.